Optimiza lo que te da buenos resultados de lo que no. Te presentamos La regla 80/20

El trabajo duro no lo es todo a la hora de emprender; esto fue lo que descubrió Vilfredo Pareto, ingeniero, sociólogo, economista y filósofo italiano, quien planteó la  teoría donde el 80% de las consecuencias, son el resultado del 20% de las causas.

En la gestión de un equipo de trabajo y de forma particular, esta ley puede ser usada como referencia para centrarnos en lo que realmente importa, o lo que es igual, nos ayuda a identificar el 20% de factores que producen el 80% de lo que nos beneficia.

La prueba de esto la tenemos en el área empresarial, sobre todo en las ventas y gastos. Por ejemplo: 


-Un 80% de las ventas de una empresa surgen del 20% de sus clientes.
-El 20% de los vendedores producen el 80% de las venta.
-El 80% de las ventas corresponden a ventas del  20% de los productos.

Esto incluye el panorama digital:

-El 80% de nuestros nuevos clientes son captados por el 20% de nuestras campañas publicitarias.

-El 80% de las visitas orgánicas a una web proceden del 20% de las  palabras clave de esta.

-El 20% de las campañas de banner generan el 80% del tráfico de esos banners.

Pero cuidado porque que esta ley también aplica a la inversa, es decir: el 80% de las quejas de nuestros clientes recaen sobre el 20% de nuestros productos.

Aplícalo a la ventas y contigo mismo 

Si un 20% de tus productos generan el 80% de tus ventas, estos deberán tener más prioridad en cuanto a exposición. Centrar tus esfuerzos en ello puede traer más beneficios para tu empresa.

En cuanto al 80% restante de tus productos, necesitarán ser revisados para analizar qué falla en comparación con el resto. 

Si aplicas esto a contigo, significa que solo una quinta parte de los esfuerzos que realizas te ayudan a conseguir los resultados esperados; por lo que que hay un desequilibrio entre el tiempo que invertimos trabajando y las acciones que benefician en nuestra productividad. 

Para identificar ese 20% que te impulsa, busca los momentos donde sientas que estás avanzando hacia tu objetivo con una labor concreta; otro punto fuerte son las actividades que pueden retrasarse, pero que al ser tan esenciales, no dejas que esto pase.

Para terminar, hazte estas preguntas cuando sientas que no estás avanzando en tus proyectos, ¿Cuáles son ese 20% de actividades que hacen que nos sintamos satisfechos con nuestra productividad? ¿Qué es lo que causa el 80% de tus problemas?

Emmanuel Tepale Luna
Aeroplano

Deja un comentario